Home > EL MITOTE > Supositorio Digital

Jesús Adrián Olague

Juárez, Chih., a 12 de septiembre del 2020.- Mientras que el inútil alcalde de Juárez Armando Cabada sigue mirándose al espejo y pagando encuestas y columnas para que lo mencionen como precandidato a la gubernatura, los alcaldes Maru Campos y Alfredo “El Caballo” Lozoya se solidarizaron con los campesinos que defienden con todo el agua de las presas de Chihuahua.

En esta semana que concluyó se mostró en toda su real dimensión la estatura moral y calidad como servidores públicos de los alcaldes de los municipios de la entidad: Por un lado los alcaldes de Chihuahua y Parral se sumaron al movimiento campesino que defiende el agua de las presas e hicieron pública su solidaridad con los munícipes del centro del Estado donde se ha radicalizado el conflicto; por otro lado, Armando el Estulto anduvo ocupado vendiendo la primicia de que ya tiene partido político para buscar la gubernatura. Lo que no dijo es que dicho partido es ni más ni menos que el PUP, que está a su altura.

Pero vayamos por partes. El primero en entrarle en apoyo a la defensa del agua fue el “Caballo” Lozoya quien ofreció pagar de su bolsa los 150 mil pesos que se necesitaban para completar el pago de la intervención quirúrgica del agricultor Jaime Torres, quien fue herido por la espalda por la Guardia Nacional cuando se dirigía a su casa y tuvo que ser internado en estado crítico en el Hospital Ángeles.

Luego, alcalde de Parral se trasladó hasta las instalaciones de la presa La Boquilla donde pernoctó acompañando a los productores que tomaron las instalaciones y montó guardia para prevenir un ataque de la Guardia Nacional.

La solidaridad del Caballo Lozoya se hizo viral en cuestión de minutos y cientos de agricultores y vecinos de la ciudad de Parral se sumaron a su ejemplo trasladándose en camiones y vehículos particulares hasta la zona de conflicto para apoyar a los agricultores en pié de lucha.

Justo es decir que la alcaldesa de Chihuahua Maru Campos reaccionó tarde pero también se solidarizó con la lucha por la defensa del agua de Chihuahua…aunque lo hizo a la distancia y de manera virtual, por aquello del contagio de Covid-19 en las multitudes.

En contraparte, el inepto Cabada se mantuvo al margen de cualquier pronunciamiento solidario, por la simple razón de que sabe que el SAT y la Unidad de Inteligencia Financiera le tienen marcación especial por el desvío de más de 56 millones de pesos de partidas federales, mediante el uso de empresas fantasma y facturas falsas, entre otras pillerías.

En su patético informe del pasado 10 de septiembre que no alcanzó los 300 espectadores en su transmisión por internet, Cabada intentó desviar la atención de los juarenses sobre los pobres resultados de su gestión, anunciando con bombo y platillo que ya tiene un partido que lo apoya para que busque la gubernatura de Chihuahua.

Cómo estaría de jodido su informe que esa fue la nota que dominó en las cabezas y titulares de los medios que cobraron por difundir sus mentiras… perdón, su informe.

Los hechos hablan Armando, ni más ni menos.

Leave a Reply